lunes, 25 de mayo de 2009

El pelado con ritmo de cumbia

Estaba leyendo La Nación cuando encontré un artículo sobre el comienzo de los festejos del bicentenario. Y enseguida algo me llamó la atención: Damas Gratis cantando el himno al pelado^w Sarmiento. No me quería perder el espectáculo, y enseguida llegué al artículo en Clarín, para terminar en el sitio oficial.

Decididamente algo para defenestrar^w analizar :-)

Antes que nada, muy linda idea desde el punto de vista artístico. Mas allá de que nos puedan o no gustar las interpretaciones, me parece una idea excelente hacer nuevas versiones de temas patrios. Nos gusten o no los temas patrios :-) (la mayoría no me gustan, pero el Himno Nacional Argentino es realmente hermoso, y la marcha San Lorenzo es realmente una perla del género).

Bien, empecemos. Yo entiendo que el Bicentenario sea algo digno de ser festejado por el pueblo, pero ¿estamos en condiciones de gastar tanta plata en eso? ¿No deberíamos quizás tratar de hacer algo mas humilde y sencillo, pero no menos importante? El show lo organizó el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Yo no pertenezco a la ciudad de Buenos Aires. pero me dá lástima la plata derrochada en éso. ¿No hubiese sido acaso mejor refaccionar un hospital público, aunque mas no sea un sector? Y si eso también se va a hacer, se podría hacer mas. No hay excusa.

Pero bueno, lo mas divertido del asunto, en éste país tinellizado, es quizás el hecho de que el cantante de Damas Gratis haya interpretado el Himno a Sarmiento como una cumbia. Les voy a decir la verdad: me parece excelente. La cumbia villera es un fenómeno que por algo se arraigó en nuestra sociedad: tenemos cada día mas gente en la pobreza, sufriendo para vivir el día a día. Si ellos tienen la cumbia en su folcklore, tienen todo el derecho, como ciudadanos de éste país, de usar el estilo que a ellos los representa para celebrar un acto patrio.

Ésto puede no gustarnos a muchos argentinos. Pero debemos empezar por ser tolerantes: permitimos que muchos gobiernos nos vayan destruyendo de a poco, al punto de demostrar que el gobierno anterior no era bochornoso al lado del que le siguió. Y ésto trajo como consecuencia que, como decía Mariano Grondona en una columna para La Nación, seamos dos pueblos en un país; citándo a Aristóteles: "para que una democracia sea estable, debe prevalecer en ella la clase media".

Por otro lado, me gustaría ver la cara del pelado (por si no se dieron cuenta aún, a Sarmiento no le tengo respeto alguno, nos hundió mas de lo que nos ayudó) escuchando su himno en ritmo de cumbia. Imperdible :-)

Yo me quejo, pero ¿hago algo para tratar de cambiar la situación? No soy amigo de la política partidaria, concepto tan vapuleado en nuestro país. Pero sí hay algo que puedo hacer: nomás para empezar, hay que pensar al votar:









¿Hay algo mas que pueda hacer? Si, lo hay. Las votaciones pasadas tuve lo oportunidad de ser fiscal de comicios para un partido político. Les voy a decir la verdad: mas allá del partido en sí, y si bien fué "perderme" un domingo encerrado con mas responsabilidades, fué un deber cívico. No digo que con eso "evité" que se haga fraude. Pero puse mi granito de arena al intentarlo. Al terminar los comicios, me subí al cole de vuelta a Bahía Blanca. Cansadísimo. Pero contento, muy contento, y no por los resultados que ahora estamos sufriendo, sino porque había contribuído con el país, había ejercido una derecho y a la vez un deber.

Éste año, Dios mediante, seguramente volveré a ofrecerme.