sábado, 15 de mayo de 2010

Porqué me fuí de Facebook

No pensaba escribir éste post. Deben haber muuuchos iguales por ahí. Pero resulta ser que algunos amigos se dieron cuenta. Y no hice mas que prender el mensajero instantáneo que saltaron a preguntarme...

Los motivos

Eso de que que "si lo uso poco, poco van a saber de mi" cada vez me convencía menos. Es mas, estoy seguro que, aunque nunca me hubiese hecho una cuenta de Facebook, con toda la info que ingresan otras personas, podrían llegar a decir mucho de mi.

Como a todos, el tema de la privacidad me molestaba cada día mas. Y dí con un artículo de la evolución de la privacidad en Facebook.

Poco después, dí con "Farewell to Facebook", otro artículo como éste, pero mas elaborado. En éste punto suspendí la cuenta "para ver que pasaba" . Tristísimo el proceso: te dicen que algunos contactos tuyos, elegidos "al azar" me iban a extrañar. Me pedían completar un montón de preguntas para poder llegar a la parte de la desactivación. Y como broche de oro, mi contraseña (¡no me la pidieron nunca para el resto de la página con la cookie correspondiente! ) y una verificación por imagen...

El resultado me sorprendió: la gente lo notó en apenas unas horas. Fué así que empezamos a conversar con un amigo, que me hizo notar otro aspecto: ¿que tan sano es el uso que le damos a Facebook? La primera pregunta al respecto, muuy trillada ya, podría ser ¿reemplazamos nuestros espacios sociales verdaderos con espacios virtuales? Me gusta mucho mas ésta otra: las cosas que "decimos" a través de ésta red social ¿las diríamos de frente a la persona? y si la respuesta es si ¿se lo diríamos frente a otras personas? ¿aunque no supiésemos quienes podrían llegar a ser ésas personas?

Eliminando los datos

Si bien había desactivado mi cuenta, el sitio guarda todos los datos "por si vuelvo en algún momento". Dicho de otra manera, para siempre. Yo sabía que hay gente que escribió a privacy@facebook.com pidiendo que sus datos fuesen borrados a la prontitud, y que les respondieron. Y procedí a eso.

En pocas horas, recibí un mail, que, además de decirme que iba a perder todos mis datos (¡es la idea!), me dieron un link para borrar la cuenta: http://www.facebook.com/help/contact.php?show_form=delete_account. Claro, para eso tuve que reloguearme (lo que activó de vuelta mi cuenta), volver entrar al link, poner otra vez mi contraseña y una verificación por imagen... ¡y empezar un proceso que dura 15 dias! Y no, no es porque tarden en eliminar los datos... es por si me arrepiento.

Claro, en ningún lado dice que van a borrar mis datos, solo que no voy a poder acceder mas a ellos. Por las dudas ya les mandé un mail aclarando ésto. Y que no quiero esperar 15 dias :-)

¿Y entonces que pasa con éste blog/Twitter?

El caso es distinto. La información de mi blog es la que agrego a plena conciencia, y quiero que sea público. En el caso de Twitter, mis entradas sólo son accesibles a los que acepto, pero escribo como si cualquiera pudiese leerlo. Es como el blog, pero en 140 caracteres.